Creando un pincho USB de instalación de Windows

A veces no nos queda otra que usar Windows. Hay muchas circunstancias, pero podemos resumirlas en:

  • tenemos un programa que sólo funciona en Windows, y Wine no es una opción.
  • Alguien nos pide que le (re)instalemos el Windows en su equipo.

Aunque los fabricantes suelen incluir la opción de restaurar el sistema a los valores de fábrica, en mi opinión es mejor instalar la versión oficial, pues no trae mucha de la basura que meten los fabricantes. Para ello podemos bajar la ISO oficial desde la página de Microsoft. No hay problema por que nuestro ordenador no tenga una pegatina con un número de activación, pues éste se guarda en la BIOS. Es más: si no tenemos licencia, Windows 10 funciona exactamente igual, y la única limitación es que muestra un pequeño mensaje en la esquina inferior derecha pidiendo que te registres, y que no permite personalizarlo (cambiar colores, el fondo de escritorio…).

El problema viene cuando nos encontramos con que muchos equipos actuales no traen unidad de DVD, con lo que, o no podemos grabar la imagen ISO. La solución en ese caso consiste en crear un pincho USB para arrancarlo. Y aunque hay muchas utilidades para ello, en realidad es mucho más sencillo de lo que parece: basta con coger un pincho formateado en FAT32, copiar dentro todos los ficheros que hay dentro de la imagen ISO, y listo: ya tenemos un pincho arrancable en cualquier sistema UEFI… al menos hasta que descubrimos que la última versión de la ISO de Windows tiene un fichero que ocupa más de 4GB, y por tanto no se puede copiar en una partición FAT32.

Aunque algunas BIOS pueden arrancar también desde particiones NTFS, no todas lo permiten. Pero, afortunadamente, hay una solución, apuntada por win10guru:

  • Creamos dos particiones en el pincho USB: la primera, de unos 5GB, en formato FAT32, y la segunda en formato NTFS.
  • Copiamos en la primera todas las carpetas de la ISO excepto la de Sources.
  • Creamos una carpeta Sources vacía en la partición FAT32 y copiamos dentro únicamente el fichero boot.wim, que está dentro de la carpeta Sources de la imagen ISO.
  • Por último, copiamos todos los ficheros y carpetas de la ISO en la partición NTFS.

De esta manera, la BIOS arrancará desde la partición FAT32, y cederá el control a la partición NTFS.

Una vez instalado, conviene eliminar la basura que mete Microsoft. Hay varias opciones: la primera es eliminar Windows Search y Superfetch. La segunda, utilizar uno de los muchos scripts que eliminan programas que no se utilizan, tales como:

Por supuesto, yo no soy responsable de lo que hagan estos scripts, así que cada uno debe revisarlos antes para ver si lo que hacen es lo que se espera.

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.