Hackeando cuelgatazas

Mi cocina es algo pequeña, así que cualquier cosa que ayude a tener más espacio siempre es bienvenida. Una idea que tuve hace tiempo fue aprovechar que los muebles tienen una moldura por debajo, que deja un hueco de unos tres centímetros, para añadir unos cuelgatazas disimulados en la base, y así tenerlas más a mano y aprovechar el hueco liberado para otras cosas.

Por desgracia, no encontré en ninguna parte un modelo que me convenciese. El más parecido fue éste de CASA, diseñado para enganchar en la balda de un estante. Pese a todo, es más un cuelgapocillos, porque el metal de la zona curva, que es la que sostiene el peso, se dobla demasiado si pongo una taza de desayuno (pulsar en las imágenes para verlas a tamaño completo):

IMG_20130616_192040

Sin embargo, si sujetaba el colgador de manera adecuada todavía podría utilizarlo, así que me puse manos a la obra. Lo primero fue buscar un trozo de tablero (en mi caso, de 15×75 cm) donde fijar los colgadores, y marcar en él los puntos en donde se cruzan las barras que lo forman:

IMG_20130616_164828 IMG_20130616_164847 IMG_20130616_165024

El siguiente paso fue fijar cada uno de los tres cuelgatazas al tablero mediante unas alcayatas, montadas de tal manera que impidan que se mueva en cualquier sentido:

IMG_20130616_165846 IMG_20130616_165904

A continuación había que fijarlo al mueble, debajo de la rejilla de los platos. Para ello puse dos pequeñas escuadras en uno de los laterales; en el otro, como hay un mueble “normal”, decidí atornillarlo directamente a su base:

IMG_20130616_170102

Una vez colocado el tablero sobre las escuadras y atornillado a éstas, hay que recortar lo que sobresalga de los tornillos, obviamente:

IMG_20130616_171132

¡Y listo! Ya puedo colgar hasta 18 tazas cómodamente.

IMG_20130616_192103

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.